Endulza tu vida! Pero sin azúcar, pleaseeee

Ya son muchos los años que hace que me pase a la alimentación sana, no solo por una cuestión estética, a todos nos gusta tener un buen cuerpo, también por una cuestión de salud pero sobretodo por emociones, y es que todo lo que como influye en como me siento y me comporto afectando a mi vida más de lo que pudiera imaginar. El mito de “somos lo que comemos” en mi caso se cumple a la perfección, y por suerte cada vez hay más estudios que lo verifican y hacen que no me sienta un caso aislado.

IMG_0584.JPG

http://www.lavanguardia.com/salud/20120228/54261290872/montsebradford-lo-que-pensamos-genera-emociones-pero-tambien-lo-que-comemos.html

Con el tiempo he ido leyendo al respecto, observando las reacciones de mi cuerpo, probando diferentes tipos de alimentación hasta dar con lo que realmente funciona en mí, porque cada caso es un mundo. Cuando como alimentos considerados basura con alto contenido en azúcar refinado, elaborados, con aditivos, provocan en mi una sensación de placer fugaz y efímero seguido de sentimientos de desmotivación, fatiga, pesadez, falta de confianza, ansiedad y tensión que hacen que no me compense, además de la adicción que provocan algunas de las sustancias que contienen. Por el contrario, los hoy en día llamados “superalimentos”, de los que os hablaré en otro post, además de estar llenos de nutrientes, vitaminas y encimas, me hacen sentir enérgica, positiva, activa, ligera pero saciada y refuerzan mi confianza.

El problema es que vivimos en una sociedad muy desinformada al respecto sobretodo por una cuestión de intereses de la industria alimentaria y desde siempre nos han hecho creer que es un placer de la vida comer azúcar por eso siempre está presente en los actos de celebración, cuando realmente provoca una falsa felicidad y repercusiones negativas en el cuerpo. Los problemas de obesidad, diabetes por no hablar de otras muchas enfermedades que afectan a la sociedad actual son una realidad y es bien sabido que la causa principal es la alimentación. Sin embargo, aunque cada vez menos, no es tan fácil encontrar alimentos saludables con facilidad en los supermercados, cafeterías, bares y restaurantes de a pie, a veces sino te vas a un sitio especializado es difícil encontrar alimentos sin azúcares añadidos, gluten, lactosa, sustancias artificiales. Por el contrario las opciones para comer de forma no saludable abundan, no creo que hayáis encontrado nunca un problema para comer una pizza o una hamburguesa por más remoto que sea el sitio donde estáis. A veces tengo la sensación que los que optamos por la alimentación saludable estamos un poco excluidos de la sociedad, son muchas las ocasiones, sobretodo hace unos años, en las que me he sentido diferente al ir a cenar fuera con un grupo de amigos y no encontrar en la carta nada que no lleve carne, salsas, fritos o lácteos por no hablar la de tiempo que puedo tirarme en el supermercado leyendo la letra pequeña de los alimentos que busco. Os sorprendería la de alimentos que llevan azúcar añadido, embutidos, zumos naturales, latas en conserva, cereales, … El reto está en encontrar algo natural de verdad, a veces es agotador, combirtiendose en una pesadilla. Otro ejemplo es el simple hecho de tomarte un café con leche en una cafetería pero sino puedes beber lactosa y no te gusta la soja ya no tienes más opciones, todavía no he encontrado una cafetería que tenga leche vegetal ( almendras, arroz, coco, avena, …). En actos de celebración, el hecho de no comer azúcar parece que no está bien visto o que no se concibe y las eternas preguntitas de si estoy a dieta o animándome a que me de, lo que para ellos es un capricho, no se hacen esperar, llega un momento que cansan y te entran ganas de gritar a los cuatro viento: ” no señores, no estoy a dieta, no es una cuestión de contar calorías simplemente me cuido y soy selectiva con los alimentos que ingiero porque afectan a mi salud y emociones.” El placer efímero que me produce el azúcar no compensa el placer duradero de sentirme bien con mi cuerpo a nivel emocional, de salud y estético”. Para mi no es ningún capricho comerme una pasta de chocolate, hace tantos años que no lo hago que a mi cuerpo no le llama para nada la atención, en cambio la gente que esta habituada tiene la necesidad y no lo puede entender. ¿Si yo no les digo nada porque lo hagan, porque ellos no paran de avasallarme a preguntas o mirarme diferente por el simple hecho de querer cuidarme?

IMG_0583.JPG
Evidentemente que necesitamos glucosa, pero la diferencia está en la procedencia de ésta y su proceso de digestión. El azúcar refinado pasa tan rápido a la sangre que hace que no podamos parar de comer esas galletas o chocolate que estamos ingiriendo. Por eso cuando nuestro cuerpo nos pide azúcar hay que saber que tipo darle y los cereales integrales ( sin azúcar añadido), verduras, frutas, frutos secos y leches vegetales, tienen azúcares de lenta absorción que aportan sensaciones de vitalidad, energía y disparan el estado de ánimo. Todo es cuestión de hábitos y de cabeza, mucha cabeza. Por suerte, cada vez hay más estudios que lo demuestran y poco a poco la gente va abriendo los ojos y dejando de seguir a ciegas las falsas creencias que la industria alimentaria nos ha hecho creer y que tantas enfermedades ha causado. Cada vez somos más los que optamos por este tipo de vida y por lo tanto, cada vez se nos entiende mejor y hay más opciones para nosotros aunque aún nos quede un largo camino que recorrer.

IMG_0640.JPG

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Lifestyle. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s