La fase final

Tres han sido los meses que he necesitado para volverme a cargar la mochila. Días que además de disfrutar de la familia, amigos y verano al spanish style, me han permitido valorar las opciones profesionales que se me plantean en España. Numerosas entrevistas, interminables procesos de selección y puertas cerradas casi al final del camino. Señales que iban acercándome cada vez más a la decisión que parecía tener tan clara cuando llegué de Filipinas: acabar mi aventura RTW en el ansiado continente latino, pero que poco a poco fueron nublando los miedos, inseguridades y comodidad . He dudado mucho estos meses, si debía olvidarme de la mochila y centrarme en el mundo profesional dada la difícil situación y haciendo lo que la sociedad cataloga como correcto y responsable, o si por otro lado, debía hacer caso a mi corazón y acabar lo que un día me arriesgué a empezar y saciarme de la experiencia hasta estar preparada para emprender otra etapa en mi vida. Mucho han cambiado las opiniones, circunstancias y escenarios en estos meses, hasta el último momento no he sabido para que lado me iba a decantar, pero finalmente se vió la luz al final del túnel y los acontecimientos fueron marcando el camino.

20131104-140438.jpg

Así que aquí estoy, subida en un avión rumbo Río de Janeiro con escala en New York, ansiando vivir la última fase de mi año RTW antes de enfocarme de nuevo al mundo profesional. Dispuesta a poner en práctica todo lo aprendido, a sentir, a emocionarme, a disfrutar de cada segundo, siguiendo mi corazón, intuición y señales, abierta a todo lo que el camino me ofrezca, recordando que posiblemente sean mis últimos días como mochilera. Esta vez destino al continente sudamericano que tantas ganas tengo de descubrir y que tanto se diferencia de lo visitado hasta el momento.

20131103-172942.jpg

Si a todo ello le sumamos el poder compartirlo con la persona que quieres, la experiencia se hace insuperable. ¿Quién me iba a decir a mí cuando empecé mi viaje que viviría un romance en Bali con el que consolidaría una relación este verano en España y acabaría viajando Brasil en la última etapa de mi aventura? Y es que la vida nunca deja de sorprenderte y son estos pequeños regalos los que hacen sentirme tan afortunada.

 

20131103-173010.jpg

Anuncios
Esta entrada fue publicada en REFLEXIONES. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s