De vuelta a casa

Hoy ponemos de nuevo rumbo a Manila y yo doy inicio a mi maratoniana vuelta a casa de 2 días, 5 vuelos y 6 aeropuertos con sus respectivas horas de escala. Empezamos con un retraso de 5 horas en el aeropuerto de Puerto Princesa por lo que finalmente volamos a Manila a la tarde. Lo que para muchos ha sido un fastidio para nosotros ha acabado siendo un regalo, esta noche hay una increíble luna llena que los dos teníamos muchísimas ganas de ver pero que dábamos ya por perdida debido a la abundante polución de Manila. Sin embargo, el destino nos tenía preparado una sorpresa y acabamos viéndola de la forma más clara y cercana que jamás hubiéramos imaginado, desde el avión. Inevitablemente en mi cabeza la verbena de San Juan en España, ese sonido de petardos, esas hogueras en la playa y ese olor de inicio de verano.

1017255_10151651126429259_1283351928_n

A las 21h llegamos a la capital Filipina y directos cogimos un taxi para recoger el equipaje que habíamos dejado en el hostal que nos habíamos quedado la primera noche. De nuevo en esta ciudad de bruscos contrastes, lugar de negocios para algunos y hogar en la más extrema pobreza para muchos otros. Grandes hoteles, centros comerciales y restaurantes de lujo conviviendo con gente durmiendo en la calle y niños pidiendo en cada esquina. Tras pasar la noche en un hotel cerca del aeropuerto, a las 5am me despedía de Xavi y de Filipinas para volar a Kuala Lumpur donde me esperaba una larga escala de 8h. Pena por lo que se acababa a la vez que emoción por lo que empezaba, ganas de ver a mi gente pero sobretodo por un reencuentro muy especial que no había cedido mi cabeza ni un momento en los últimos 3 meses.
972133_10151632700399259_708928023_n
Las horas en el aeropuerto me pasaron más rápido de lo que pensaba, aprovechando para escribir sobre el último país de mi tercera fase del viaje y mí despedida de Asia. Así conocí a Eugenia, una chica que estaba sentada justo en la mesa de al lado y con una historia curiosamente algo similar a la mía. Ella trabajaba para una empresa de moda en Nueva York y un día decidió dejarlo todo para embarcarse en la misma aventura que yo, la diferencia es que tras haberlo experimentado ya no había sido capaz de volver a su anterior vida y allí estaba, en su segundo año de viajera y esta vez camino a la India para formarse como profesora de Yoga. No tengo la menor duda que este encuentro no fue casualidad y lo que al conocer su historia se movió dentro no de mí, no es más que una señal.

1000190_10151632691309259_1718292647_n

A las 6pm me dirigí al mostrador de mi vuelo para facturar y ¡Sorpresa! ¡Éste no era mi aeropuerto! Con ese mido que se te mete en el cuerpo cuando crees que vas a perder un vuelo y encima sabiendo que llevas ¡8h! en el aeropuerto haciendo tiempo, me dirigí a toda prisa a encontrar un taxi que me llevara a el correcto y tras pasar el tráfico de la hora punta por fin llegué justo unos minutos antes de que el vuelo se cerrara… ¡por los pelos!

Hoy podríamos decir que inicio una nueva fase, me despido de un continente que me ha enamorado, de una etapa de mochileo que me ha aportado mucho más de lo que hubiera imaginado, cambiando mi vida y mi persona. Parece que fue ayer cuando cogía un vuelo a la India seducida por las bellezas de nuestro planeta y aun más por la diversidad de sus habitantes, para embarcarme en la aventura de mi vida, con el único objetivo de descubrir en primera persona cuanta verdad encierra el tópico de ” viajar para conocer y conocerse”. Vuelvo a casa porque las agujas de la brújula de mi corazón me lo indican y qué mejor día que mi 30 cumpleaños.  La duda inevitable de si todo volverá a ser lo mismo después de lo vivido no cede. De momento Barcelona es el único lugar al que verdaderamente puedo llamar hogar y que por mucho que trate de sustituirlo al final siempre me atrae de vuelta, pero no sé por cuanto tiempo ya que mis ansias por descubrir, experimentar y aprender aun no puedo decir que estén saciadas… nuevos objetivos y destinos latiéndome dentro.

1010552_10151654622609259_2057496477_n

7 meses recorriendo el mundo: Delhi, Agra, Jaipur, Varanasi, Pokhara, Bangkok, Chiang Mai, Chiang Rai, Luang Prabagan, Vietiene, Don Det, Siem Reap, Phom Phen, Sihanoukville, Koh Tao, Koh Phangan, Krabi, Aonang, Tom Sai, Raylay, Koh Phi Phi, Kuala Lumpur, Singapur, Bali, Lombok, Sydney, Byron Bay, Manila, EL Nido, Puerto Princesa… Mi única ambición, ver el mundo con mis ojos. Mi única motivación, no arrepentirme de nada en esta vida. Sin duda, expectativas mas que superadas.

Hora de colgar por un tiempo las botas y la mochila. Un equipaje que viene prácticamente vacío de cosas materiales pero repleto de experiencias, sentimientos, imágenes inolvidables, infinitas lecciones de vida, sonrisas, lágrimas e increíbles personas que ya forman parte de mi vida

1016332_10151632691519259_943859562_n
Anuncios
Esta entrada fue publicada en REFLEXIONES. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s