Puerto Princesa

El miércoles nos volvimos a cargar la mochila a la espalda y nos despedimos de nuestro pequeño paraíso para embarcarnos rumbo Puerto Princesa. No fue fácil decir adiós a una aldea que nos ha dejado tan buen sabor de boca y no solo por sus alucinantes paisajes, de los que no nos hemos acabado de saciar, sino por su gente y su forma de vida que hace que uno se replantee muchas cosas. Nos vamos con el recuerdo de un pueblo que podría catalogarse bajo el umbral de la pobreza pero infinitamente rico en muchos otros aspectos.

1044079_10151651069204259_564331813_n


Nos subimos al autobús a las 14h, 6 horitas de viaje por delante pero esta vez en un autobús con aire acondicionado y asiento reclinable. Cabeza apoyada en la ventana, buena música y a disfrutar de la ruta sumergida en el paisaje, love this moments! Pasando por villas en medio de las montañas donde sus habitantes miran expectantes a las ventanas de nuestro transporte para ver unos instantes a esas personas con vidas tan diferentes a las suyas. Miradas de curiosidad que al igual que a mi me pasa con ellos, seguro que fantasean imaginándose como serán nuestras vidas. Cruzando miradas con la adolescente que acuna a su pequeño entre los brazos, el anciano que juega a las cartas en la puerta de su chabola, la señora que pasa el día vendiendo comida en su puesto, el hombre que pasa la dura jornada arando en el campo, los pequeños que juegan a espantar las gallinas, el joven que se balancea en su hamaca. Pasando tan cerca en espacio y tiempo pero a la vez con vidas tan alejadas.

la foto (1)

¿Qué sería de mí si en lugar de haber nacido en Barcelona hubiera nacido en este lugar? ¿Cómo sería mi vida? ¿En qué se diferenciarían mis sentimientos, emociones, creencias, pensamientos? ¿Seguiría teniendo los mismos sueños que tengo ahora? Me lo pregunto inevitablemente cada vez que intercambio miradas con los filipinos, en especial aquel momento en el que el autobús paró y los ojos penetrantes de aquella adolescente mamá se me clavaron. Miradas cómplices, curiosas, ambas conscientes de lo lejos a la vez que cerca estábamos la una de la otra. Miradas que fueron acompañadas de mi sonrisa que ella me devolvió de forma exponencial. Son esos pequeños momentos los que me emocionan y me hacen valorar esos gestos espontáneos, ese intercambio de amor que todos los seres humanos somos capaces de hacer y de ofrecer en cualquier lugar del mundo, sin importar el lenguaje, la raza ni la nacionalidad, las que hacen que nos reconozcamos como humanos, más allá de nuestras diferencias, y podamos, poco a poco, ir arreglando este mundo juntos.

la foto
Cuando llegamos a la pequeña city de Palawan, la luz del día ya había desaparecido y una vez más la ya más que familiar tarea de, negociar con el tuck tuck y en buscar un hostal bueno, bonito, barato, y lo más difícil a esas horas, con habitación disponible. Después de unas cuantas vueltas lo conseguimos y a las 10pm , zzzzzz.
Al día siguiente alquilamos una moto para perdernos por los alrededores y descubrir lo que el lugar nos deparaba pero tengo que reconocer que bajo mi punto de vista, una vez te has maravillado con El Nido, los alrededores de Puerto Princesa y sus islas poco tienen ya que añadir. Los dos sentimos que nos tendríamos que haber quedado más días allí pero finalmente encontramos el encanto a esta pequeña caótica ciudad. Al principio nos costó, nos comimos todo el tráfico agobiante, con su respectiva polución y bajo temperaturas de una olla a presión que de repente nos daban una tregua bajo un chaparrón. Pero poco a poco nos fuimos habituando y absorbiendo las otras muchas cosas buenas que tenía el lugar. Adentrándonos cada vez más en la forma de vida Filipina, con su slow time, sus escasos recursos, su sencillez, su alegría y toque latino que les caracteriza, siempre cantando y con música a todas horas. Excuse me Mum, yes Mum...

1044245_10151651076264259_1387118589_n

1044361_10151651075844259_2114597405_n

Cada noche hay shows en la calle, grupos que bailan y cantan, lady boys animando y el imprescindible karaoke en todas las esquinas. Es pasión lo que los locales sienten por esta actividad, aquí lo de tener buena voz es lo que menos importa, así que todo el mundo a cantar!

Al igual que en India era el cricket, en Nepal los columpios, en Tailandia el thai boxing en Camboya el fútbol, en Laos el voleibol, en Indonesia el surf, en Filipinas el deporte estrella no es otro que el Basket; y si a ello le sumamos el karaoke el resultado es una pantalla gigante con un partido y las letras de una canción para ser cantada a plena voz a la vez que se visualiza el partido, made in Filipinas 😉

17489_10151651075919259_79445354_n (1)

1017300_10151651075759259_834149643_n
Xavi y yo hacemos una buena pareja de viaje, lo que está haciendo que los días aquí sean aun más especiales. Es lo que pasa cuando te encuentras a alguien que habla tu idioma y no me refiero al español, alguien que está viajando de la misma forma que tu y que además tiene tu toque de locura haciendo que no haya lugar para el aburrimiento. Viajar sola tiene sus cosas buenas pero tener un buen compañero, cómplice, con el que te entiendas con una sola mirada, compartiendo esos momentos tan especiales que estos lugares ofrecen, lo hace todo diferente. Ya son unos cuantos días los que llevamos juntos 24h sin apenas separarnos, viviendo momentos a veces mágicos y otras veces agobiantes por las situaciones a las que nos sometemos donde es muy fácil explotar pero que a los dos nos ha sorprendido lo bien que lo hemos sobrellevado todo sin una mínima discusión. Noches de Karaoke cantado a pleno pulmón, bailando como si se acabara el mundo, llorando de la risa, paseos en moto bajo la lluvia, silencios provocados por los paisajes, sin duda, son muchos los momentos que voy a echar de menos y que se vienen conmigo en mi maleta.

1011841_10151651077889259_1755215791_n
992965_10151651076979259_1357906808_n

1044049_10151651077284259_1073482334_n

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en FILIPINAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s