GILIS, WELCOM TO MY PARADISE ;)

Welcom to my paradise… tal y como dice la canción, así es como me sentí cuando llegue a las  Gilis, tres pequeños islotes al norte de Lombok, de una belleza imposible de describir con palabras. Cada una tiene su personalidad propia: mientras Gili Trawangan, la más grande de las tres, es conocida como la isla “fiestera”; Gili Air, y Gili Meno, son más tranquilas y con menos infraestructura hostelera, conociendose a esta última como la isla de las parejas, así que por descarte fui a parar a Gili Air, recomendada también por gente que había conocido en Ubud y una vez más acerté 😉

553067_10151498953429259_532567220_n

En el barco de camino, lo primero que hice es subirme a la parte de arriba que es mi preferida, para poder disfrutar del paisaje y de la sensación de ir en el barco aunque eso requería una que otra ducha de agua salada pero con la calor que pegaba, siempre de agradecer. Mirando al horizonte, me empecé a hacer una idea del paraíso al que me estaba acercando, disfrutando de mi reencuentro con el gigante azul al que tanto había echado de menos estos días y que ejerce tal poder sobre mi que siempre, esté donde esté, me acaba atrayendo.

547593_10151513091259259_2080458214_n

Todavía no entiendo como la mayoría de la gente se queda siempre a cubierta, al principio estaba sola pero luego se me empezó a unir gente y entre ellos un australiano muy peculiar que se dedicaba a crear películas y que vive a caballo entre Sydney y Bali. Me contó que esta isla era su preferida, que llevaba viniendo muchos años  y que cuando llegáramos me fuera con el en el housecar y me la enseñaría. Housecar??? Por lo visto para conservar la pureza de la isla no hay ningún vehículo de motor y el medio de transporte son unos carros tirados por ponis a modo de taxi. De todas formas, las tres isla se pueden recorrer en no más de 1,30h andando pero cuando se va cargado con la mochila y hay que ir a la otra punta, los ponis son de gran ayuda.

549882_10151499010734259_907435936_n

Así que solo llegar es lo que hicimos, un poni llamado Belinda nos llevo a dar la vuelta a la isla y así es como también llegué a los bungalows que me había recomendado mi profe de yoga por ser los más baratos. Llegué a la hora del atardecer, justo a tiempo para ver como el sol escondía sobre el volcán de Bali, estaba nublado pero tal y como me dijo un catalán que también se alojaba allí, todos los atardeceres son perfectos solo que nos han creado la idea que si hay nubes no lo son pero en realidad todos y cada uno de ellos tiene su perfección. Lo mismo pasa en la vida, creemos que las cosas son perfectas de una determinada manera porque nos han creado esa imagen y no apreciamos y dejamos pasar lo que se sale de esa creencia.

Sin darme cuenta se me hizo de noche y allí estaba yo, tumbada en una especie de cabañita y disfrutando de mi libro, pensaba que no se podía estar más a gusto cuando de repente empecé a escuchar de fondo a Gipsy Kings cantando A mi manera y a un jovencito indonesio detrás de la barra tarareandola, jajjaja,  no me lo podía creer! resulta que el chiringuito de al lado era un restaurante español, y como no, unos cuantos españoles rondando por allí con los que me fui mi primera noche a tomar algo un reggae bar.

403142_10151498953974259_1687043296_n

La verdad es que esta isla de tranquila solo tiene el día porque por la noche se puede bailar en la playa hasta al amanecer y son muchos los mochileros que aprovechan que no hay policía en la isla para teletransportarse a la luna con los famosos hongos y demás sustancias prohibidas. Unos de los días que yo estuve se hizo hasta una rave, desde las 9pm hasta las 12am parando solo para rezar de 3 a 6 am ya que recordemos que en Lombok a diferencia de Bali la mayoría es musulmana.

Yo me recogí tempranito y al día siguiente con los primeros rayos de sol y aprovechando el fresquito de la mañana me fui a dar la vuelta a la isla, a la que no le falta encanto en ningún rincón y se agradece que mantenga su pureza a pesar de estar enfocada al turista y llena de bares y alojamientos. Luego pasé el día en la playa de enfrente de los bungalows donde me alojo, haciendo lo que se puede hacer en una isla perdida, relajarse en una hamaca, hacer snorkling, tomar zumos de fruta, ver el atardecer… qué stress dios! 😉 así conocí a Caroline una china vietnamita con la que pasé mis siguientes 5 días y con la que me fui a conocer la isla vecina.

483479_10151503387154259_739086172_n

Gili Trawangan me sorprendió porque me la habían pintado muy turística pero a mí no me lo pareció o por lo menos no demasiado como por ejemplo Kuta o Kho Phi Phi de los que salí como si tuviera un petardo en el culo. Hay un trozo que si que es más transitado, con hoteles, restaurantes, bares y tiendas al estilo occidental pero si se quiere se pueden encontrar lugares en la isla donde no hay nadie y con vistas espectaculares. Está muy cerquita de Gili Meno, así que nosotras nos acercamos con una canoa para probar el snorkling ya que nos lo habían recomendado en esa zona porque se pueden ver tortugas pero ese día la corriente era muy fuerte y no tuvimos mucha suerte con las vistas marinas 😦

62999_10151498952744259_870281865_n

Mañana tiramos para Lombok y cambiamos de estilo de viaje…no worries about the money… I can’t belive it!

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en INDONESIA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s