TOMSAI, UN TROCITO DE CIELO

Hoy he cogido un barquito para acercárme a una península que hay a 15 minutos de aquí, justo detrás del peñasco que os hablé el primer día, por lo que la única manera de acceder es con el longboat. Unos de los chicos que conocí en Ko Tao me hablaron maravillas del lugar, sobretodo para ellos que son aficcionados a la escalada, la verdad es que no sale en ninguna guía por lo que no tengo ni idea de lo que me espera, me he cogido una mochilita con las cosas básicas por si decido quedarme y la mochila grande me la guardan en el hostal.

481181_10151454915059259_576382569_n

535555_10151454916224259_2038512035_a
Solo llegar no me quería ir, creo que he encontrado lo que estaba buscando, de todo lo visto hasta el momento esto se lleva el top ten. Si me gustó la playa de Aonang esta ya ni os cuento, los fantasiosos peñascos calizos de Krabi aquí alcanzan su cenit convirtiéndo el lugar en un rocódromo selvático por antonomasia para escaladores recalcitrantes. Este apacible trocito de paraíso ocupa unos tramos arenosos entre afloramientos escarpados y, aunque esté a la vuelta del caótico bullicio del turístico Aonang, la paz y tranquilidad reina en el lugar. Estamos hablando de un lugar muy pequeño que consiste en una pequeña playa de agua transparente, rodeada de estrambóticos peñascos y palmeras en el interior por donde corretean y saltan por el alambrado de la luz los graciosos monitos. El contraste de colores entre jungla, montaña, mar y horizonte hacen que no te canses de mirar a este trocito de cielo. Un lugar sin ATM, sin hoteles, sin supermercados donde todo lo que encuentras son casitas de bamboo en forma de bungalows o de barecitos muy peculiares, decorados al estilo Bob Marley, porque esa es la filosofía que predomina en el lugar, “no worries, every little thing is gonna be all right”. Me encanta la energía que se respira en este lugar, como todo el mundo esta feliz, con una sonrisa contagiosa y siempre haciendo bromas lo que diferencia este sitio de los muy turísticos porque aquí no te sientes como un puñado de baths andando donde te quieren cobrar hasta por ir al baño y donde a veces se siente que te sonríen solo cuando ven que tienes baths. Aquí todo el mundo se conoce y se saluda, en solo un día ya te haces amiga de la simpática jovencita que vende el café por la mañana, de la viejecita que hace la comida en el bar de la esquina, del loquísimo italiano que alquila los kayacks ( llegó por casualidad a la isla y ya lleva 7 años…), de algunos de los escaladores ( hay uno muy peculiar, totalmente tatuado y con barba que sube cada día hasta arriba y luego se tira en una especie de parapente, menudo crack, parece un mono trepando para arriba…)

563284_10151454913324259_1643727146_n

Es un oasis para los backpackers, muchísima gente joven y sobretodo de enamorados de la escalada. Pero si este lugar te engancha de día de noche ya no te suelta. A partir de la puesta de sol la marea baja espectacularmente y todo el paseo de la playa se llena de gente haciéndo espectáculos de fuego y en los chiringuitos, a cual más peculiar, con colchones para relajarse mirando el contraste de mar, fuego, estrellas y naturaleza selvática. Mirar al cielo es espectacular, la claridad con la que se ve el cielo estrellado es increíble y el contraste con las rocas que envuelven el lugar hacen que te sientas en otro mundo, esto no puede ser real! Justo estaba mirando embobada al cielo cuando oigo “yes, you have find the paradise” jejjeje, era mi amiga Moud, una francesa que me encontré solo llegar y que me llevó a las tiendas de campaña donde se duerme por 2€ ya que como os he dicho solo llegar ya sabía que me quedaba.

69286_10151454915469259_1466047140_n

394625_10151454914569259_1863891609_n

575014_10151454915589259_965365697_n
Para acabar un día increíble, volviendo a casa nos hemos parado en el happy coffee, conocido por sus happy cookies (os podéis imaginar porque las llaman así? os doy una pista, estámos en la isla de Bob Marley), había un tipo muy peculiar tocando la guitarra e inventándose la letra de canciones a cual más ingeniosa, jajaja, parecía sacado de una peli, en serio, nos hemos sentado con él y me ha hecho una canción preguntándome cosas de mi vida, ajajjaja, ha sido muy gracioso, pero lo mejor ha sido cuando se ha puesto enfrente de mí y ha cerrado los ojos para ir notando mis energías y me iba diciéndo todas las imágenes que le pasaban por la cabeza. Nunca sabré si ello era producto de las happy cookies pero todo lo que me decía que estaba viendo en mí yo le encontraba mucho sentido. Resulta que el chico se dedica a ello en Francia, es coach espiritual, me encanta encontrarme a gente así en mi viaje 😉

486665_10151454915774259_983482264_n

72315_10151454916334259_1096273019_n

Tremendísimo error cuando al día siguiente decidí ir a pasar el día a Koh Phi Phi, no sé porque tenía la intuición de que no podía ser mejor que donde estaba pero estando tan cerca tampoco quería perder la oportunidad de visitar una de las islas más famosas de Tailandia. Estoy convencida de que posiblemente hace unos años era un paraíso en toda regla, tal y como aparece en la peli de la playa, pero como pasa siempre una vez se descubre algo así y se ve el potencial, el paraíso se convierte en negocio y pasa lo que pasa…

549238_10151454924844259_488534700_n

26361_10151454924544259_966699102_n

Solo llegar simplemente por entrar ya te cobran y lo que te encuentras es una playa muy bonita con aguas cristalinas pero completamente explotada, saturada de turistas, de hoteles, resorts, tiendas, supermercados y de Thais intentando hacer negocio contigo. Menuda decepción me he pegado con esta isla, sin duadarlo me vuelo para Tom Sai. Lo que he visto me hace que pensar que ojalá no le pase esto nunca a mi pequeño trozo de cielo, espero que si vuelvo dentro de unos años no me lo encuentre así de explotado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Tailandia, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a TOMSAI, UN TROCITO DE CIELO

  1. Vik dijo:

    Dios mío, pero no has estado en la verdadera isla la que sale en la peli!!! no hay hoteles ni restaurantes. no has llegado hasta ahí , es la phi phi pequeña, se tiene q ir en otro barco. unos 40 min del sitio que sale en tu foto…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s