DESCUBRIENDO UN NUEVO MUNDO

Sentir que puedo respirar debajo del agua, perder la noción de todo lo demás y centrarme solo en ese momento, en escuchar y controlar mi respiración, en mi flotabilidad, en descubrir y alucinar con todo lo que se mueve ahi abajo sintiéndome como un ser acuático más. Arreciferes de coral, peces de todos los colores y tamaños que pasan casi rozándote porque afortunádamente aun no nos tienen miedo, sentirme como si volviera al feto de mi madre, no oir nada más que el silencio del fondo del mar, deleitarme con las imágenes que el mundo marino te regala y saber que todo ello lo estás compartiendo con tus compañeros. Así están siendo mis primeros contactos con el mundo submarino en la escuela de buceo Pura Vida.

429045_4586882024690_973290882_n

Debo admitir que al principio la inmersión me daba mucho respeto, pensar en los riesgos de estar a más de 15 metros de profundidad, en un medio que no es el nuestro y para el que nuestro cuerpo no está preparado. Después de leer el manual y antes de entrar al agua ya estaba sintiendo los síntomas de una enfermedad descompresiva, de una sobrexpansion pulmonar o de la sensación de quedarme sin aire. Pero después de varias clases teóricas, videos, ejercicios a pocos metros de profundidad, ir bajando progresivamente y sobretodo la seguridad que te proporcionan los preparadísimos profesores, se empieza a coger confianza, a relajarse y a ganar habilidad para poder disfrurtar de este deporte arriesgado y de elevada responsabilidad a la vez que gratificante y placentero. Al principio son muchas cosas, controlar la respiración, bajar compensando la presión de los oídos, mantener la flotabilidad, no perder de vista a tu compañero y al grupo, ascender con lentitud para eliminar el nitrogeno acumulado, perfeccionar el aleteo y sobretodo mantener en todo momento la calma y saber actuar en las diferentes situaciones de emergencia. Las primeras inmersiones poco pude disfrutar de aquel paraiso preocupada por no perder de vista a mi compañero y equipo a la vez que todos los demás factores que debía controlar para mantenerme en aquel medio tan distinto al que estoy acostumbrada. Posiblemente hasta la última inmersión no empecé a sentirme segura y relajada para disfrutar de la experiencia desde que fui perdiendo la luz de la superficie y descendiendo a aquella profundidad desconocida, repleta de vida y color.

74667_4694748361281_194987910_n
Pero Ko Tao ha significado para mí mucho más que el descubrimiento del mundo submarino. Se suponía que iba a ser una parada de 4 días única y exclusivamente para aprender a bucear pero estoy tan agusto que cada día retraso mi marcha un día más y gran parte de la culpa la tienen las personas tan especiales con las que me he encontrado. A veces no es solo la belleza del lugar lo que engancha sino la gente y experiencias que te encuentras en la estancia. Esas noches de pandilla en la playita compartiendo risas y experiencias viajeras, esos paseos en moto observando el paraiso de palmeras a mi alrededor, cómo lo voy a echar de menos! Gracias a mi sevillana guapa Ali, Ander, Nacho, Victor, Juan, Fer y en especial a mi buddy Damian 😉 Han sido unos días de mágia y encanto que hacen que un pedacito de mi corazón se quede en esta isla.

la foto

Mañana pongo rumbo a Koh Phangan, a ver con mis ojos la mundialmente famosa full moon party. Es un lugar que no había marcado en mi itinerario pero aprovechando que Ali va para allí y que coincide con la fecha mensual de la fiesta vamos a ver que tal.

la foto5

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Tailandia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s