PHNOM PHEN

Lo mejor de Phnom Penh es la sensación de que su gente no miran hacia atrás. Lo pasado, pasado está, y la mejor forma de afrontar el día a día es con una sonrisa que mira hacia delante y que sobresale aún más al conocer el triste pasado que asoló, durante décadas, a esas gentes. Normalmente en las capitales la gente suele ser mas agria, pero aquí no se cumple, y la mayoría de ellos, tanto los que quieren venderte algo como los que no, saludan muy cordialmente y con una sonrisa bien grande. Los que se hacen un poquito más pesados son los tuks tuks que no dejan títere con cabeza preguntando cada dos pasos “miss miss tuk tuk, missss”. La ciudad es tan caótica que ni las calmadas aguas del Mekong la apacigüan.

1
Solo voy a estar aquí un día así que desde bien tempranito me he cogido una bici para recorrermela enterita y sentirme un ciudadano más intentando hacerme un hueco entre las miles de motos que invaden las carreteras. Mi primera parada: “S-21″, un colegio que fue tomado por el Khmer Rouge y transformado en una de las mayores cárceles clandestinas y centros de tortura.

66956_10151415569739259_1210448807_n

Para nada imaginaba tal impacto, hubo momentos que con la calor que estaba cayendo fuera yo sentí escalofríos y es que es imposible no sentir frente algo así. Pasear por las diminutas celdas de madera que delimitaban los bordes de la vida y la muerte. Mirar y ser mirada por centenares de fotos de rostros, de miradas de víctimas e imaginar lo que debieron pasar, sabiendo que ya no se puede hacer nada y pensar que no hay escapatoria frente a la maldad humana. Leer los testimonios de los supervivientes que decidieron colaborar con el régimen para seguir vivos y saber que solo siete de los miles de prisioneros sobrevivieron. Sentir en el ambiente desolación y tristeza. Ver que todavía a día de hoy no se hizo justicia ya que se tardó 30 años en empezar los juicios y los mayores responsables murieron. Sentir asco y rabia frente a la imagen de Pol Pot, sabiendo que ya nunca pagará por lo que hizo, preguntarme como puede una persona así pertenecer a la raza humana. Esperemos que esto al menos haya servido para generar consciencia, para que no se repita, para que no vuelva a existir nunca más un Pol Pot en nuestras vidas.

61693_10151415576074259_176869646_n
Salí de ahi con tan mal cuerpo que no quise visitar los Killing Fields, campo clandestino en las afueras de Phom Penh donde se llevaba a la gente en camiones para matarlos en masa, hasta bebes a los que se les mataba agarrándolos de los pies y rompiéndoles el cráneo contra el tronco. Creo que ya he tenido suficiente por hoy en este sentido asi que he continuado visitando monumentos y unos cuantos mercados callejeros abarrotados de gente que se convierten en agotadores entre lo difícil que es pasar entre la gente y las altas temperaturas a las que se llega durante el día. El olor de los mercados cerrados donde venden comida tira para atrás. El mercado central es en forma de circunferencia, en la parte exterior esta la comida, un poco más a dentro los complementos, luego la ropa y en el centro la bisutería.

603963_10151415566269259_1877916597_n
A la noche he ido a tomar algo con las chicas que comparto habitación a el Top Bannana, un lugar muy alternativo, con muy buena música y lleno de viajeros de todo el mundo, pero como todos los lugares recomendados por la Lonely Planet, parecía que estabamos en Europa en lugar de en Camboya.

Mañana dejo este país que tanto me ha marcado con una historia que no se puede pasar por alto. Porque la historia da forma al presente, y este lugar es lo que es, por consecuencia de lo que fue. Se suponía que iba a ser una parada más de mi recorrido por el sureste asiático pero de este lugar me llevo una buena lección de vida. Prometo no dejar nunca de sonreir apesar de que las cosas no vayan como yo quiero y no volver a dar mi vida por garantizada. Gracias Camboya!

4

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CAMBOYA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s