DE VUELTA A LA RUTA

Después de más de dos meses separada de mi ruta por Asia no os podéis imaginar con las ganas y la fuerza que reprendo hoy mi viaje. Ha sido un tiempo que quitando la molesta e incómoda recuperación no ha dejado de ser fructífero. Por un lado, me ha servido para darme cuenta de cosas que estoy segura me van a influir positivamente en mi viaje y en mí, también para que entren en mi vida personas que alomejor si no hubiera regresado ahora no estarían y para vivir momentos mágicos y disfrutar de familia y amigas en unas fechas tan señaladas como la Navidad. Me llevo muy buenas sensaciones pero ahora lo que ocupa mi cabeza es volver a estar en ruta y sobretodo mi primer destino del que tanto he oído hablar y tan bien: Tailandia!

Son tres aviones los que me esperan, casi 24 horas para llegar a Bangkok y desde allí la odisea de atravesar la caótica ciudad para llegar a la calle de los hostales Kohasan Road. De momento el viaje en solitario no me ha durado ni 30 min porque ya en el aeropuerto de Barcelona ha dado la casualidad ( los que me conocéis sabréis que lo digo irónicamente porque no creo en absoluto en las casualidades) que me he encontrado a una chica holandesa que vive en Barcelona que justo se dispone a hacer lo mismo que yo.

De Bcn hemos hecho escala en Bruselas y Abu Dabi con la mala suerte que este último vuelo se había retrasado 8h, OMG! Menos mal que al menos la compañía se ha hecho cargo pagándonos un pedazo de hotel en Abu Dabi. El problema era que yo había quedado a mi llegada con un Tailandés llamado Wirat que había conocido por couchsurfing y que venía a recogerme y me iba a ayudar a buscar el hostal, pero íbamos a llegar con 8 horas de retraso, es decir a las 4am… así que le envié un mail para que no me esperaba y ya nos buscaríamos la vida al llegar. Cual fue mi sorpresa cuando al llegar de repente me dice Kattia, mira ese hombre tiene un letrero que pone tu nombre… Era Wirat recibiéndonos con la típica sonrisa Tailandesa que después de más de 8h de espera tiene más mérito si cabe… no podíamos salir de nuestro asombro… nos habían dicho que esta gente era muy hospitalaria pero esto era too much 😉 Nos acompañó hasta el hostal que nos había reservado después de pasar 3 días recorriendo las calles de Kohasan road ya que todo hostal barato estaba más que lleno al ser high season… Kattia y yo después de tantas horas viajando no podíamos parar de flipar con todo lo que estaba sucediendo. Wirat no paraba de reírse y de sonreir, es de esas personas que además de hacer las cosas de corazón, ser generoso y honesto nos está haciendo descubrir la cultura tailandesa y la ciudad a través de sus ojos.

20130124-202716.jpg

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Tailandia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s