AMANECER EN VARANASI

Dicen que el momento más oscuro del día es justo el que hay antes de que salga el sol. Quizás eso fue lo que me pasó a mí, cuando creía que no podía odiar más India, llegué a Varanasi y todo cambió. No se si fue la hospitalidad de la familia con la que me alojaba, el misticismo que transmitían sus calles de buena mañana donde todo el mundo te saludaba con un “Namaste” que no me sonaba como en los otros sitios, la espiritualidad de los Ghats al amanecer o las ceremonias al atardecer. Pero lo que si se es que este lugar tiene un karma que lo hace diferente y que ha cambiado mi perspectiva por completo. Parece que he encontrado una parte de eso tan misterioso que tiene India y que nos embauca a gran parte de los que la visitamos, la otra parte la descubriría al salir de ella.

Varanasi es conocida por estar construida a orillas de los sagrados Ghats y se dice que cualquiera que acabe allí sus días, sea cual sean sus creencias y pecados, irá directo al cielo. La llaman la ciudad eterna de Asia y cuenta con más de cien Ghats para los baños e incineraciones. Tal y como me habían recomendado, he ido a visitarlos al amanecer y he negociado para alquilar un barquito que me ha dado un paseo por el famoso río. Una de las cosas que más me ha impactado han sido las cremaciones de los difuntos, los turistas podemos contemplarlas sin problema (excepto hacer fotos como es muy entendible) porque para ellos la muerte no es más que pura rutina, de hecho no sé ve a nadie llorando sino rezado y cantando. No he podido parar de pensar en ello, esta actitud que puede resultar tan chocante para nuestra cultura al final la he encontrado más lógica y adecuada que la nuestra. Lo único que todos tenemos seguro en la vida desde que nacemos es que vamos a morir, ¿porqué no nos hemos criado aceptándolo en lugar de causarnos tanto miedo y sufrimiento?

También se puede ver a las orillas gente meditando, practicando yoga y haciendo rituales aprovechando la espiritualidad del lugar.

Otra de las cosas que llaman la atención es que en ese mismo río donde esparcen las cenizas de los cuerpos y donde se puede encontrar algún que otro cuerpo flotando de a quién no le han podido pagar la incineración, la gente se baña e incluso se bebe el agua porque creen que es lo más sagrado que hay. Que conste que esto ya no o comparto tanto, eh… ¡Dios mío que asquito he pasado! Y cuando he visto lavar los platos del restaurante en el que cené ayer en ese agua… ya ni os cuento…

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en INDIA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s